PRESENTACION

Compartir

Las pantallas táctiles: pantalla capacitiva vs resistiva

Actualmente existen en el mercado dos tipos principales de pantallas táctiles: la capacitiva y la resistiva. Aunque en ambos casos se utiliza el mismo principio para detectar las pulsaciones, los componentes que forman los distintos tipos de pantalla táctil y, sobre todo, la sensación para el usuario son muy distintos.
Desde el punto de vista del usuario, se trata de utilizar los dedos o un stylus, pero ¿cuál es la diferencia? El siguiente cuadro muestra una completa e interesante comparativa entre ambos tipos de pantalla:






































Pantallas Táctiles RESISTIVAS
Técnicamente, una pantalla táctil resistiva está formada por varias capas. Cuando presionamos sobre la pantalla, con el dedo o con un stylus, hay dos capas que entran en contacto, se produce un cambio en la corriente eléctrica y se detecta la pulsación.
Las pantallas resistivas son más baratas y están más extendidas. Aparte de su precio, la mejor resistencia al polvo o al agua ha contribuido a su popularidad. Como el contacto se basa en la presión entre las dos capas metálicas se puede presionar con cualquier cosa, sin embargo, el uso de múltiples capas hace que su brillo se reduzca en, aproximadamente, un 25 por ciento.
Uno de los principales inconvenientes de este tipo de pantallas es su imposibilidad para detectar varias pulsaciones, el multitouch, o los gestos. Además, la necesidad de ejercer presión en una pantalla implica una experiencia de usuario diferente. La respuesta del móvil parece menos intuitiva, más lenta.
Pantallas Táctiles CAPACITIVAS
Las pantallas táctiles capacitivas son más caras de fabricar. Poseen un cristal impregnado con óxido de indio y estaño, la corriente eléctrica pasa por esta capa hasta un sensor y se carga de una determinada cantidad de electrones. La conductividad eléctrica de la piel humana hace que varíe esta capacitancia y que genere una distorsión, midiendo esta distorsión se puede ubicar con precisión el dedo humano.
Este tipo de pantallas pueden detectar varias pulsaciones simultáneas o gestos, lo que permite diversas formas de actuar con ellas. Las pulsaciones o gestos no requieren presión, basta con deslizar el dedo para controlar la pantalla del dispositivo. Esto hace que la impresión para el usuario sea de rapidez e inmediatez, siempre que el sistema operativo y el programa que estemos manejando este bien diseñado, claro está.
No son aptas para los stylus ni tampoco se pueden usar guantes ya que son aislantes y no conducen electricidad. En cuanto a sus limitaciones, tener que usar los dedos, menor precisión y no detectar la presión limitan las posibilidades del software que pueden ejecutar.


0 comentarios:

Cuerpo Nacional de Policía

Guardia Civil

Noticias de PC World Profesional

Juan M. Medela. Con la tecnología de Blogger.