PRESENTACION

Compartir

Hackear un coche

    La tecnología sigue progresando cada día y parece que la industria del automóvil será la gran protagonista (y beneficiaria) de los avances del futuro próximo. Más allá de los coches autónomos, los vehículos modernos incorporan multitud de componentes electrónicos. Esto cambia la forma en la que se aborda la seguridad al volante y surgen nuevos peligros a tener en cuenta. La seguridad, el hardware y el software han sido problemas de los desarrolladores de ordenadores y gadgets hasta ahora, actualmente estas cuestiones incumben también a las compañías de automóviles. Es más, la seguridad es un asunto central para estas empresas por las graves implicaciones de los accidentes en la carretera.  En este contexto, Intel y McAfee han unido esfuerzos para redactar un documento que advierte a los fabricantes de coches de que es necesario extremar la precaución en el momento de diseñar nuevas tecnologías. Un fallo de estas características al volante puede tener fatales consecuencias para los pasajeros del coche y también para los peatones.

¿Qué elementos son más vulnerables en un coche? Las conexiones con los smartphones pueden ser aprovechadas para lanzar un ataque que se apodere del vehículo. También las aplicaciones remotas que ejecutan distintas características del coche, como sistemas de audio y entretenimiento. El aribag ECU. Este elemento es especialmente sensible por las consecuencias que podría tener que un pirata informático hiciese saltar estas medidas de seguridad durante la conducción. OBD II. Es un puerto de datos que está presente en todos los coches y que puede ser aprovechado por los hackers para atacar el automóvil. El ataque contra Jeep Cherokee se perpetró de esta manera.

USB. Muchos coches incluyen conexiones USB que pueden facilitar un ataque maliciosos. Eso sí, el hacker tendrá que llegar hasta el panel de electrónica del automóvil para intervenir los puertos. Bluetooth. Algunos coches que incorporan este tipo de conexiones inalámbricas, una pequeña vulnerabilidad es suficiente para que algún ciberdelincuente acceda al interior rompiendo la seguridad de los protocolos. Acceso “manos libres” y sin llaves. Estos sistemas para acceder al vehículo e incluso arrancarlo sin llaves han demostrado ser susceptibles a los ataques. Apertura remota de puertas. En este mecanismo interviene una aplicación para móviles que, como hemos visto, es posible hackear. Sistema de Control de Presión de Neumáticos. Los sensores también incorporan protocolos de conexión inalámbrica que, como el bluetooth o el WiFi, pueden ser atacados. La centralita del motor del coche y la transmisión funcionan con componentes electrónicos vulnerables. Los sistemas de frenado y dirección. En algunos modelos de coches estos sistemas funcionan de manera autónoma, los procesos informáticos que lo permiten pueden ser intervenidos. Otras ayudas a la conducción como los asistentes de aparcamiento o el control de crucero adaptativo también dejan lugar al riesgo informático.

0 comentarios:

Cuerpo Nacional de Policía

Guardia Civil

Noticias de PC World Profesional

Juan M. Medela. Con la tecnología de Blogger.