7 desafíos de ser mujer empresaria en 2020

Algunos de los enlaces a continuación son enlaces de afiliados, por lo que podemos recibir una comisión, sin costo para usted, si realiza una compra a través de un enlace. Consulta nuestra Descargo de responsabilidad para más información. (* = enlace de afiliado)

En las últimas dos décadas, las mujeres han logrado avances notables en el mundo de los negocios. Según un informe de la Asociación Nacional de Mujeres Empresarias (NAWBO), más de 11,6 millones de empresas en los EE. UU. son propiedad de mujeres y están dirigidas por ellas, lo que genera alrededor de 1,7 billones de dólares en ingresos. Asimismo, ha habido un aumento considerable en el número de directoras ejecutivas de empresas Fortune 500. Sin embargo, estas estadísticas solo constituyen una parte de la historia.

El mundo de los negocios ha estado y sigue estando dominado por hombres. Las mujeres en entornos empresariales se ven limitadas por desafíos sociales, políticos, familiares y económicos, desde la dificultad para mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y el miedo al fracaso hasta la discriminación de género y la falta de confianza de los inversores.

El resto de este artículo profundizará en los desafíos más comunes que enfrentan las mujeres en los negocios. Aprenderá cómo algunas de las empresarias y emprendedoras más poderosas han logrado el éxito en el mundo empresarial. Y también comprenderá cómo puede enfrentar estos desafíos y superarlos también.

7 desafíos de ser una mujer en los negocios

Miedo a tomar riesgos comerciales

En los negocios y el espíritu empresarial, la asunción de riesgos y el éxito van de la mano. La mayoría de las personas exitosas en los negocios, incluidos hombres y mujeres, toman riesgos calculados regularmente. Esto les ayuda a distinguirse de sus competidores y posicionar mejor su negocio.

Sin embargo, los estudios han demostrado que los hombres son más confiado y más propensos a tomar acciones arriesgadas que las mujeres. Desafortunadamente, este carácter también puede reflejarse en los negocios y al momento de tomar decisiones clave. Por ejemplo, más de la mitad de las empresas en el Reino Unido están a cargo de hombres, a pesar de que la población de mujeres es mayor que la de hombres en 1 millón.

Las mujeres también pueden temer un posible fracaso. Según una encuesta, las mujeres no solicitan puestos de trabajo porque creen que no serán contratadas para el trabajo. En otras palabras, tienen miedo de ponerse en posición de fracasar. Esto también podría explicar por qué es menos probable que las mujeres asuman tareas competitivas y riesgosas que los hombres. En lugar de participar en actividades desafiantes y buscar grandes oportunidades, prefieren permanecer encerrados en sus zonas de confort.

Los prejuicios de género y la discriminación contra las mujeres también pueden aumentar el miedo al fracaso.

Las mujeres pueden no estar dispuestas a asumir ciertos roles porque sus errores y fracasos serían criticado más y recordado por más tiempo que los hechos por los hombres. Esto les hace evitar por completo tanto el papel como el posible fracaso.

Además, las mujeres pueden minimizar sin querer su valor como lo revela un estudiar. Las mujeres que eventualmente se encuentran en el mundo empresarial, especialmente las mujeres jóvenes, a menudo dudan de sus habilidades y ponen el listón demasiado bajo para ellas mismas. Esto puede ser un problema real para las mujeres que recién comienzan en el negocio.

El riesgo no siempre puede involucrar dinero. A veces, es el miedo a lo que pensarán la familia y los amigos, la vacilación de renunciar a un trabajo o pedir un aumento de sueldo, o la falta de confianza en una idea de negocio.

Para las mujeres que ya son propietarias de sus negocios, un encuesta 2019 descubrieron que pueden carecer de optimismo y confianza en comparación con sus homólogos masculinos. Según la encuesta, las empresarias tienen un 21 por ciento menos de probabilidades de sentirse seguras sobre los negocios que los hombres. Esta falta de optimismo en las mujeres puede afectar decisiones comerciales clave e impactar en su éxito.

Acceso limitado a capital y financiamiento

Este es uno de los desafíos más difíciles que enfrentan las mujeres emprendedoras y las mujeres empresarias. Para que un negocio tenga éxito, requiere algún tipo de capital o inversión. Sin embargo, investigaciones y estudios han demostrado que las empresas dirigidas por mujeres tienen menos probabilidades de obtener financiación que las empresas propiedad de hombres.

Un artículo publicado por Forbes en 2017 reveló que solo el 3% de los fondos de capital de riesgo se destinan a mujeres emprendedoras. Si bien estos números pueden ser altos debido a la falta de mujeres en el mundo de los negocios, otros estudios continúan mostrando esta dominación masculina.

En general, los inversores se inclinan más a tomar a los hombres más en serio que a las mujeres.

A estudiar publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences confirma que los inversionistas y las instituciones financieras prefieren las propuestas comerciales de los hombres. Otra razón es que a los hombres se les juzga más por su potencial, mientras que a las mujeres se les juzga únicamente por sus logros y desempeño.

en un Informe de encuesta de crédito para pequeñas empresas, el 22 % de las empresas propiedad de mujeres, en comparación con el 15 % de las empresas propiedad de hombres en la encuesta, admitieron sentirse desalentados y no solicitar financiamiento por temor a ser rechazados. Esto, a su vez, puede disuadir a las mujeres de aventurarse en los negocios o lograr el éxito en el mundo de los negocios.

También se ha observado que es más probable que a las mujeres empresarias se les nieguen préstamos y créditos. Si bien algunas solicitudes de préstamo finalmente se procesan, es posible que requieran ciertas garantías que no se requieren de los hombres. Un estudio publicado por Biz2Credit reveló que las empresas propiedad de mujeres reciben un 45 por ciento menos de dinero que las empresas propiedad de hombres.

Como resultado de los desafíos para asegurar la financiación, muchas empresarias utilizan sus finanzas personales para financiar sus negocios en lugar de las finanzas comerciales. Esto puede deberse en gran parte al temor de ser rechazado por capital o inversión.

Falta de tutoría y red de apoyo

La mayoría de los líderes empresariales estarían de acuerdo en que la falta de tutoría y conexiones puede tener un impacto negativo en el crecimiento profesional de una persona. El mundo de los negocios generalmente gira en torno al dicho, “no es lo que sabes, es a quién conoces”. Desde poder encontrar capitalistas de riesgo hasta conectarse con un buen abogado, tener las conexiones adecuadas y la red de apoyo puede ayudar a las mujeres en los negocios de gran manera.

Sin embargo, debido a la poca cantidad de mujeres en los negocios, la cantidad de mujeres que pueden asesorar a las futuras empresarias y empresarias es, en consecuencia, pequeña. Como resultado, es más difícil para las mujeres aprender sobre estrategias comprobadas de éxito específicas para mujeres. Esto puede impedir que una empresa prospere y sobreviva, especialmente si aún se encuentra en sus primeras etapas.

De acuerdo a datos por NAWBO, más del 48 % de las mujeres propietarias de empresas reportan dificultades para encontrar asesores y construir redes de apoyo saludables. Algunas mujeres pueden abandonar la búsqueda de una carrera o un negocio si no pueden obtener el apoyo que necesitan. Incluso cuando pueden encontrar mentores, es probable que algunas sean relaciones más informales.

Los mentores y las redes no solo pueden brindar apoyo comercial, sino que también pueden brindar apoyo emocional y un mejor acceso a la financiación. Ser líder empresarial o emprendedor significa tomar decisiones constantemente, por lo que un mentor puede servir como guía para conocer perspectivas y experiencias reales para poder tomar decisiones rentables y evitar escollos.

Acoso sexual

El acoso sexual contra las mujeres existe en los negocios y el lugar de trabajo, al igual que en otros entornos como el académico, la política y el entretenimiento. Ha estado ocurriendo durante décadas, y aunque se ha convertido en el centro de atención de la corriente principal en los últimos tiempos, todavía existe a gran escala. Las consecuencias del acoso sexual pueden ser muy graves.

Tanto en el lugar de trabajo como en los negocios, las mujeres pueden perder sus trabajos u oportunidades comerciales por negarse a ceder a las demandas sexuales de una persona de mayor autoridad. En industrias dominadas por hombres, las mujeres enfrentan prejuicios, oposición y opresión. Esto puede ser un gran desafío para las mujeres que recién ingresan a estos campos e industrias.

También experimentan conductas sexuales físicas y verbales y reciben mensajes y comentarios relacionados con el acoso sexual. De acuerdo con la Defensores de la igualdad de derechosmás del 90% de las mujeres acosadas sexualmente sufren depresión, baja autoestima, ansiedad, trastornos del sueño, disfunción sexual y otras reacciones a la presión.

En algunos casos, los avances sexuales y las solicitudes de favores sexuales de un compañero de trabajo o socio comercial pueden impedir que las mujeres avancen con éxito en sus negocios o carreras. Cuando no dejan sus trabajos o abandonan un negocio, las condiciones hostiles e intimidatorias creadas por el acoso sexual pueden afectarlos emocionalmente y hacer que no puedan desempeñarse adecuadamente.

Además, las mujeres en posiciones de liderazgo pueden enfrentar más acoso sexual que los empleados.

De acuerdo con un estudio, las mujeres en la treintena que habían alcanzado puestos de liderazgo y supervisión están expuestas a una mayor tasa de acoso sexual. Esto se debe a que las líderes empresariales que tienen un poder superior sobre los hombres que están debajo de ellas, desafían directamente la supremacía masculina socialmente aceptada.

Las mujeres líderes también son vistas como incapaces de administrar altos cargos y se considera que no merecen tales puestos. Todos estos factores hacen que las mujeres líderes sean blancos potenciales de acoso sexual. Esto pone de relieve la lucha de las mujeres para acceder a puestos empresariales y de gestión de alto nivel.

Aparte de la persona acosada, el acoso sexual también puede afectar negativamente a aquellos que no están directamente involucrados. Las mujeres, en especial, pueden verse desanimadas a pedir aumentos de sueldo, buscar un ascenso o incluso iniciar un negocio.

Género y Discriminación Social

7 desafíos de ser una mujer en los negocios

Esta es otra discriminación basada en el género que generalmente afecta a las mujeres en los negocios. Aunque las cosas han mejorado en las últimas décadas, mucha gente todavía cree que los hombres son más capaces de manejar negocios que las mujeres.

La discriminación de género es la principal razón por la que los inversores toman menos en serio a las mujeres y es más probable que se les nieguen los préstamos. Además, es probable que los errores cometidos por las mujeres sean juzgado con más dureza que las hechas por los hombres.

Debido a que la sociedad y la política se basan en el patriarcado, las mujeres tienen que abrirse camino en el mundo de los negocios, pasando por todo tipo de estigma y discriminación. Para cambiar los supuestos y estereotipos arraigados, las mujeres en los negocios deben tener un desempeño sobresaliente y esto puede ser difícil dadas las condiciones de trabajo.

Según el Centro de Investigación Pew, más del 42% de las mujeres que trabajan en los Estados Unidos dicen que han experimentado discriminación de género de una forma u otra. Con solo alrededor del 22% de los hombres reportando experiencias similares, la discriminación de género es uno de los principales desafíos para las mujeres en los negocios.

Incluso las mujeres que se convierten en líderes enfrentan el desafío de la creencia general de que los puestos de liderazgo se adaptan mejor a los hombres. Esto puede hacer que los empleados y asociados los tomen menos en serio y no estén dispuestos a rendirse a su supervisión y liderazgo. Durante las reuniones de la junta, las mujeres pueden encontrar que sus ideas y aportes son rechazados.

Las mujeres líderes también tienen más probabilidades de ser visto como mandón y agresivo Esto es especialmente cierto para las mujeres jóvenes y las mujeres de color que lideran equipos dominados por hombres o trabajadores más experimentados. Muchos preferirían trabajar con un hombre que con una mujer. Tales actitudes son muy comunes en industrias tradicionalmente dominadas por hombres.

Dificultad para mantener el equilibrio familiar y laboral

Lograr y mantener un equilibrio entre el trabajo y la vida puede ser un desafío para ambos sexos. Sin embargo, a las mujeres les puede resultar más difícil debido a las normas culturales y sociales. Si bien se han logrado avances en la igualdad de género y el equilibrio en los roles familiares durante la última década, las mujeres siguen teniendo un papel más importante, especialmente las mujeres con hijos.

Incluso los que no tienen hijos tienen que hacer malabarismos entre la vida personal y el trabajo. Agregue uno o dos niños y se convierte en un verdadero desafío. Desde empacar almuerzos escolares y administrar los días de enfermedad de su hijo hasta asistir a reuniones de padres y maestros, a menudo es una tarea abrumadora.

La dificultad para mantener el equilibrio entre la vida laboral y personal también puede ser una de las razones por las que algunos las mujeres son menos propensas a iniciar un negocio. La gestión de las responsabilidades familiares a menudo puede ser como la gestión de una organización. En una organización, se espera que sea líder y muestre compromiso. En casa, se espera que sea esposa y madre. Esto requiere resiliencia, planificación y la capacidad de hacer ciertos compromisos.

Para las mujeres que ya están en los negocios y emprendimientos, las exigencias de los compromisos familiares y laborales pueden hacer que abandonen cualquiera de los dos.

Resultados de una encuesta realizado por el Pew Research Center encontró que las mujeres con hijos tienen tres veces más probabilidades de decir que la paternidad les dificulta avanzar en sus carreras o negocios.

Es aún más difícil para las madres sin apoyo social que tienen que llevar la carga solas. Algunas mujeres tienen más flexibilidad y control sobre su tiempo y pueden equilibrar sus carreras y trabajo con la vida personal. Para otros, puede ser emocionalmente tenso y extremadamente abrumador.

Ahora, considerando que algunas mujeres tienen que soportar la falta de tutoría y conexiones, acceso limitado a fondos, acoso sexual, discriminación de género y muchos otros desafíos, se vuelve aún más difícil manejar el estrés.

Falta de educación y capacitación empresarial

Para que cualquier negocio siga creciendo, la formación y la educación son muy importantes. Sin embargo, debido a la discriminación de género en la sociedad, las mujeres carecen de acceso a la mejor información sobre el desarrollo comercial, los asuntos financieros y las operaciones diarias de una empresa.

La falta de capacitación y la dificultad para acceder a dicha información pueden dificultar el inicio o el crecimiento de un negocio.

Aparte del acceso limitado a la formación y la información, las mujeres no están bien representadas en los órganos de formulación de políticas y el acceso a los encargados de formular políticas es limitado. Esto puede dificultar que las empresas propiedad de mujeres prosperen, ya que estos legisladores están influenciados por empresas dominadas por hombres y la atención se centra principalmente en sus necesidades.

Cómo las mujeres pueden superar sus desafíos en los negocios

7 desafíos de ser una mujer en los negocios

A pesar de la asombrosa cantidad de desafíos que enfrentan las mujeres en los negocios, algunas han podido superar los desafíos de la discriminación de género, el miedo al fracaso, la falta de fondos y la dificultad para administrar el trabajo y las responsabilidades familiares. Fueron capaces de superar estos obstáculos con dedicación, persistencia y trabajo duro.

Siguiendo el ejemplo y la inspiración de algunas de las mujeres más exitosas en los negocios de hoy, aquí hay algunas formas de superar sus desafíos.

Lidiando con el miedo al fracaso

Pregúntele a cualquier líder femenina exitosa y le dirá que ha fallado en un momento u otro antes de llegar a donde está ahora. Las empresarias y las emprendedoras deben comprender que el fracaso es parte del camino hacia el éxito. Como mujer en los negocios, debes exponerte.

El fracaso y los errores te permiten aprender lecciones y revisar tus estrategias en el camino. Incluso cuando comienzas un negocio y fracasas, no siempre significa que no tienes la oportunidad de alcanzar tu meta; es solo un contratiempo y es parte del proceso. Si bien puede ser una experiencia dolorosa, te permite desbloquear tu potencial.

Oprah Winfrey es una de las mujeres notables que ha atravesado desafíos importantes, incluidas las dificultades económicas, el miedo a no ser lo suficientemente buena, el abuso sexual y muchos otros. Se negó a verse limitada por sus desafíos y por lo que la gente decía de ella. La fuerza y ​​la resiliencia de Oprah dieron origen al fenómeno que es hoy.

Entonces, actúe y manténgase confiado y supere sus miedos y dudas. Ya sea que esté iniciando un nuevo negocio, solicitando un trabajo, solicitando un ascenso o de pie frente a una multitud, nunca permita que el miedo al fracaso lo limite. Sea apasionado, crea en sus sueños y no tenga miedo de fallar.

Si está en medio de un plan o negocio fallido, tenga una fuerte determinación, mantenga el rumbo y no pierda de vista su objetivo.

Lidiando con la Falta de Acceso a Capital y Financiamiento

En primer lugar, es importante comprender que los inversores buscan principalmente negocios escalables o negocios con potencial para escalar. Están listos para invertir grandes sumas de dinero en un negocio con el potencial de aumentar los ingresos sin necesariamente aumentar sus costos. Por lo tanto, antes de presentarles a los inversionistas, asegúrese de que su modelo de negocios le permita mantenerse competitivo y también respalde sus objetivos de crecimiento.

Además, no podrá obtener capital y financiamiento para su negocio si no tiene un buen plan de negocios. También es una buena idea tener un equipo de gestión en el lugar. Esto mejora sus posibilidades de que los inversores potenciales lo tomen en serio. También debe asegurarse de que su negocio proporcione valor y sea específico y concreto.

Si no puede obtener financiación de capitales de riesgo, solicite préstamos. Y si no hay una disponible, busque subvenciones de tarjetas de crédito si tiene buen crédito. También puede aprovechar sus ahorros personales. Pida ayuda a familiares y amigos, o localice mujeres inversionistas ángeles.

Microcrédito es otra posibilidad que le ofrece la opción de un préstamo pequeño si no puede obtener un préstamo comercial tradicional del banco. Otras opciones incluyen Administración de Pequeñas Empresas (SBA) préstamos, subvenciones del gobierno, redes de inversionistas ángeles femeninos y campañas de Kickstarter.

Manejo de la discriminación de género en los negocios

Cuando se trata de prejuicios y discriminación de género, lo mejor que puede hacer como empresaria o empresaria es mantenerse fiel a sí misma y dejar que la fortalezca. Si bien puede ser fácil desanimarse, ser auténtico es la clave para superar cualquier etiqueta que le den.

El sesgo injusto y la discriminación pueden ser un medio para intensificar las cosas y trabajar más duro para lograr sus objetivos. Te presenta una oportunidad increíble de tener un impacto duradero en quienes te rodean y en las generaciones futuras. En lugar de retroceder con miedo, da un paso adelante y haz que te escuchen y te vean.

Incluso Oprah Winfrey enfrentó discriminación de género mientras trabajaba en una estación de noticias en Baltimore. Oprah solicitó un aumento de sueldo cuando descubrió que ganaba menos que su coanfitrión masculino. Sin embargo, su jefe negó su solicitud citando las diferencias en los gastos de los que era responsable cada persona, en lugar de sus contribuciones y logros.

Oprah no se sintió intimidada por la idea de acercarse a su jefe. En cambio, ella se defendió a sí misma. Esta experiencia la hizo dejar la organización y comenzar a planificar el siguiente paso en su carrera. Winfrey ahora vale $ 2.6 mil millones, según Forbesy su éxito es una inspiración y un mensaje para todas las mujeres que actualmente se destacan en el mundo de los negocios.

Hacer frente a las responsabilidades empresariales y familiares

Puede ser emocionante cuando estás creciendo y prosperando en tu carrera o negocio, pero también puede ser difícil manejar las responsabilidades duales de un negocio y tu familia. Para lograr un equilibrio entre el trabajo y la familia, debe tener un plan y adherirse a él.

Su plan debe diferenciar claramente su vida laboral de su vida personal para que pueda manejar las demandas en ambos entornos.

Si dirige su propio negocio, no se supone que sea necesariamente un espectáculo de un solo hombre. Forme un buen equipo y haga un uso efectivo de su personal. Contrate personal de calidad y aquellos que compartan creencias y estilos similares a los de su empresa. Esto permitirá una fácil delegación de tareas y una finalización más rápida de los proyectos.

Como mujer de negocios o emprendedora, tienes que trabajar más duro y de manera más inteligente. Use su tiempo de manera efectiva para su negocio y su familia. Establezca metas alcanzables día a día y esté dispuesto a hacer sacrificios para alcanzar un alto nivel de logro.

También deberá ser mentalmente fuerte y priorizar a su familia. Asegurar la felicidad de tu familia te beneficia en otros ámbitos de tu vida, incluido el laboral. Sin embargo, mantenga una línea clara entre el trabajo y la familia. Di no cuando realmente lo necesites. Además, cuide su salud física, ya que es importante si desea seguir siendo productivo en el trabajo.

Encontrar mentores y redes de apoyo

Para avanzar en su carrera o negocio, necesita la tutoría adecuada y una red de apoyo. Si es dueño de un negocio, puede explorar redes y comunidades de apoyo como The Asociación Nacional de Mujeres Empresarias, Red Elevatey el Asociación Internacional de Mujeres.

También puede asistir a eventos de networking orientados a mujeres como empresarias eventos, Red EMujeresy GANAR Conferencias. Asegúrese de participar en estos grupos y eventos y sea específico sobre lo que necesita de ellos. Podrá compartir y obtener información valiosa de los miembros del grupo.

Además, establezca conexiones con mujeres líderes exitosas y profesionales experimentadas que pueden ofrecer un gran apoyo y asesoramiento. También puede encontrar socios y empleados potenciales en grupos de apoyo.

El conocimiento y la experiencia en la industria son algunas de las cosas que debe considerar al elegir una red. Pero encontrar uno no siempre es fácil. Si no puede encontrar un mentor o formar una relación en su red inmediata, tener un mentor externo puede crear una relación más profunda y ser muy gratificante.

Además de redes y eventos de apoyo, considere participar en eventos de la comunidad local. También puede usar sitios de redes profesionales para establecer relaciones comerciales y encontrar mentores. LinkedIn es el sitio de redes profesionales más popular, pero existen otras excelentes alternativas como Xing, MeetUp, LunchMeet y Opportunity.

Conclusión

Desde la negación de inversiones y préstamos, la dificultad para lograr el equilibrio entre el trabajo y la vida personal y tener que lidiar con el acoso sexual y la discriminación de género hasta problemas más personales como el miedo al fracaso y la falta de información y capacitación, el viaje de una mujer hacia el éxito en el mundo de los negocios es lleno de obstáculos y desafíos.

Si bien estos desafíos pueden ser difíciles de superar, la clave es abordar cada problema directamente y permanecer enfocado. No tenga miedo de fallar, pero actúe y aprenda de sus errores en el camino. Si está lidiando con un acceso limitado a la financiación, prepárese mejor antes de dirigirse a los inversores o busque opciones de financiación alternativas.

Por último, no se deje intimidar por la discriminación de género. Da un paso adelante y aprovecha tus puntos fuertes. Ten confianza en ti mismo y sigue tu sueño.

Fuentes

Deja un comentario